El #EspírituAnaita regresa, pero no es suficiente para llegar a la final (24-23)

Las semifinales de la Copa Asobal, un reto conseguido por Helvetia Anaitasuna en una primera vuelta de gran rendimiento, han servido para recordarle a este grupo todo de lo que es capaz. Una derrota puede dejar diferentes sabores de boca, y, en este caso, la rabia y el enfado sustituían a la frustración que quedaba tras la derrota contra Zamora.

Helvetia Anaitasuna se va al parón invernal con la sensación del deber cumplido, que este grupo se ha vuelto a reconocer en este último partido como el equipo que ha competido muy durante buena parte de la primera vuelta. La experiencia de la Copa Asobal quedará para siempre como un recuerdo positivo donde el equipo recuperó su estilo tras unas semanas complicadas.

Momento para el descanso. Para resetear las cabezas y, tras recuperar fuerzas, volver a mirar a la competición. A una segunda vuelta tan preciosa e igualada que nos volverá a hacer disfrutar del equipo seguro. En la que la Catedral va a vivir momentos de gran balonmano y toda la emoción de la la Liga, la Copa y la Copa EHF.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *