A por la Copa

Helvetia Anaitasuna afronta una nueva fase final de Copa con ilusiones renovadas y el penúltimo reto de la campaña en juego. El sorteo, una vez más, no fue favorable y el rival es uno de los más complicados que nos podíamos encontrar: el Balonmano Logroño. Los de Jota González han ganado los dos partidos de liga de esta campaña, pero la Copa siempre es especial y en la Catedral lo sabemos muy bien.

Otra cuestión importante es el escenario. El Madrid Arena es un lugar ideal para poder disfrutar del espectáculo del balonmano, la pena ha sido el horario impuesto por la televisión. Un viernes a las 12.30 horas no es el mejor momento para jugar ni para atraer a mucho público, por lo que el equipo tiene que llegar a las semifinales y disfrutar de esta pista, al menos, en la jornada del sábado.

Los navarros llegan en buen momento de resultados y no conocen la derrota desde que fueron eliminados de la Copa EHF. Poco a poco, a pesar de la dureza de la temporada y los diferentes problemas físicos, el equipo va tomando de nuevo el pulso a la liga y nunca ha perdido ese espíritu Anaita que le ha dado tantos puntos esta campaña.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *